miércoles, 16 de agosto de 2017

"Oso", por Marian Engel.


La joven e introvertida Lou abandona su trabajo como bibliotecaria cuando se le encarga catalogar la biblioteca de una mansión victoriana situada en una remota isla canadiense, propiedad de un enigmático coronel. Ansiosa por reconstruir la curiosa historia de la casa, pronto descubre que la isla tiene otro habitante: un oso. Cuando se da cuenta de que este es el único que puede proporcionarle algo de compañía, surgirá entre ellos una extraña relación. Una relación íntima. Inquietante. Nada ambigua. Gradualmente, Lou se va convenciendo de que el oso es el compañero perfecto, y emprende un camino de auto descubrimiento. En todos los sentidos. A pesar de las críticas que recibió por su controvertida temática, Oso ganó el premio Governor de literatura en 1976.




A veces me empeño en hacer cosas que no son las cosas que haría habitualmente. Como leer en pleno mes de agosto, con la cabeza funcionando a todo gas, una novela como "Oso", de Marian Engel. Una historia que es un viaje, no sólo a los paisajes de la hermosa Canadá, sino también al interior de Lou. No os asuste lo del viaje interior. O sí, más bien debería hacerlo. Porque el camino es bastante atípico, quizá excesivamente transgresor para según qué ojos. Todo dependerá de cómo tú lo entiendas.

La sinopsis desvela casi todo lo que ocurre, y sí, ocurre lo que podéis deducir. Hay una mujer y hay un oso, y una relación que se forja entre ellos y que a mí, aún a día de hoy, tras intentar digerir sus páginas desde mil ópticas, me sigue dejando en el limbo. No me ha escandalizado, no me ha asustado, no me ha producido ni miedo, ni asco, ni repulsión. Y no sé si eso debería preocuparme o la culpa hay que echársela toda a Marian Engel, que lo cuenta con una naturalidad y una belleza que cobran un mayor protagonismo que los actos en sí.

"Amaba al oso. Había en él unas profundidades que Lou no podía sondear, que no podía palpar ni destruir con los dedos del intelecto. [...] Era una enorme criatura viva, más vieja, grande y sabia que el tiempo, una criatura que por ahora era su criatura, pero que en el cualquier otro momento podría volver a su propio mundo, a su propia sabiduría."

En apenas doscientas y pico páginas, recorremos de la mano de Lou el trayecto que va de la bibliotecaria aburrida, frustrada, rígida, hasta la mujer que resurge en esa isla canadiense, entre libros y notas sobre osos, a base de transgredir las normas, a veces tan absurdas, que nos dirigen en el día a día. Aislada en la isla, la mansión del coronel se convierte en un fuerte, una trinchera tras la que Lou empieza a percibir que el mundo tiene otros colores, otros paisajes, menos cómodos pero más placenteros.

La prosa de Engel, como os decía más arriba, es en gran parte culpable de que seamos capaces de entrar en una historia como esta. Más allá de las escenas de Lou y el oso, narradas con una exquisita delicadeza, la autora canadiense se recrea en los paisajes de esa isla ficticia, en los colores del cielo y las aguas y la forma en que la luz incide sobre ellos, mientras desmonta y vuelve a montar a Lou, sin artificios. Me ha gustado especialmente la forma en que Engel echa el cierre a su historia, un colofón magnífico y muy coherente que, obviamente, os invito a descubrir por vosotros mismos.

Os invito a descubrir "Oso", a pesar de tratarse de una de ésas lecturas que por mil razones, no pueden recomendarse alegremente. Hay que sacudirse los prejuicios y querer viajar con Lou, querer hacerlo de verdad, a su ritmo, de la mano. 

28 comentarios:

  1. No me llama la atención, no creo que la lea. Me alegra que te haya gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Esta no me la llevo, no creo que la disfrutara.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Ya había leído un par de reseñas y sabía lo peculiar que es....me lo tendría que pensar la verdad o buscar un buen momento
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Me dejas intrigada con esta reseña tan enigmática... no sé si lo leeré, pero si me cruzo con él igual lo hago.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Pues me has llamado mucho la atención con tu reseña, lo tendré en cuenta, besotes

    ResponderEliminar
  6. Ahora mismo, con estas calores que asolan mi tierra, no estoy para este tipo de historia tan peculiar y por eso la voy a descartar. Besos

    ResponderEliminar
  7. jejejej!!!
    Hola Mara... sí... ya había oído hablar de te libro... a pesar de esa "relación" entre mujer y oso, dicen que la puesta en escena de la naturaleza es sublime...
    Sabes? La semana pasada acabé una novela negra donde también aparece el sexo tachado como inmoral... y me pasó un poco como a ti... puedo estar más o menos de acuerdo con algunas prácticas... pero para nada me esacandalízó traumatizó... creo que hemos leído y visto tantas cosas que es difícil que ns sorprendan...
    ;)

    ResponderEliminar
  8. HOla. La verdad que me pica la curiosidad por leerlo pero temo no poder soportar algunas imágenes. Besos!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Conocí este libro hace un par de días y me pareció super interesante su premisa, ahora con esta reseña tengo más ganas de poder leerlo, me lo apunto.
    Me quedo por tu blog, pásate por el mío si te apetece :)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  10. Pues es un libro que descubrí no hace mucho en otro blog, y precisamente que sea tan diferente y transgresor es lo que me atraía de él...por probar no pierdo nada ;) Además veo que sí te ha convencido.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Hola, después de tanto "lo descarto", voy a dejar este comentario para que se lo piensen un segundo más: Oso fue mi mejor lectura del 2016, sin duda alguna, no hay nada de "fuerte", ni "transgresor", ni "duro" porque como dices, es culpa de Marian Engel, no sé qué hizo pero lo hizo.
    Otra cosa, lo que más trabajo cuesta no es la relación con el oso, sino ¡seguirle todas las pistas a tantos autores y pistas literarias dispersas en la lectura!
    No se, es una maravilla. Genial que le hayas dado la oportunidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola! Me ha encantado leer tu reseña, porque es un libro que de siempre ha llamado mi atención en la biblioteca. Me ha gustado lo que nos has contado y ha servido para seguir teniéndolo en mente para una futura lectura
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Este libro lo he tenido varias veces en las manos y nunca me decido. Y no por la historia, sino porque tenía miedo de que la autora no supiese contar algo así. Pero las poquitas reseñas que van saliendo de él coincidís precisamente en eso, en que sabe contarlo. Si se me vuelve a poner por delante me hago con él. Me produce mucha curiosidad.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  14. Por tu reseña, veo que has disfrutado con su lectura. Pese a ello, no me termina de convencer, no me veo leyéndola. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Todos coincidís que es un libro peculiar pero que merece la pena descubrir al que hay que abordar con la mente abierta. Me gusta la idea de la bibliotecaria rompiendo con todo. No sé qué pensaré de lo del oso, tengo mucha curiosidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Pues no te voy a decir que no pero mira que en agosto... eso ni loca, para otro momento me han dejado muy muy intrigada y con mi imaginación (más sobre el cómo que sobre el qué) desbocada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Creo que no es para mí así que la dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola hola!
    Me gusta tu blog, ya tienes una seguidora más. Te dejo por aquí mi blog por si te apetece seguirme, si quieres, puedes dejar un comentario donde más te guste ^^ Besos
    http://diariodeunachickalit.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  19. La prosa de Marian Engel es exactamente como la describes: bella y natural, al igual que los paisaje que acompañan esta historia que a priori podría producir rechazo pero que no es así. Un auténtico viaje al interior de Lou, como bien dices.
    Me alegra que la hayas disfrutado.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Muy de acuerdo con tu reseña, suscribo cada palabra. Lo leí el año pasado, y aunque no está entre mis lecturas favoritas, sí lo disfruté mucho, por lo diferente, lo atípico. Realmente me abstraje con su historia, que transcurre con mucha naturalidad. Tiene paisajes hermosos. La pluma de la autora es hipnótica.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  21. hola es sin duda, por lo que tu cuentas, una historia atípica no sé si apta para todos como tu bien dices, lo apuntaré pero con ciertas reservas, gracias por la reseña chao

    ResponderEliminar
  22. Mira que lo pones bien, eh? Ya lo había visto en otras reseñas, y me sigue echando para atrás. No, no me llama. Así que esta vez lo voy a dejar pasar.
    UN beso

    ResponderEliminar
  23. No lo conocía y mellama muchísimo :O
    Apuntado pues.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  24. Tiene muy buena pinta y parece que te ha encantado pero a mí no sé no me termina de convencer, creo que a este no le daré una oportunidad ^-^" un beso!

    ResponderEliminar
  25. A mi no me gustó, tubve problemas desde el comienzo con el estilo de la autora. Además con el tema que trata parece que tengo un prejuicio... pero ha sido en este caso una cuestión de estilo
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Pues yo no la conocía y por como la pintas sí que has despertado mi curiosidad, aunque sí, tiene pinta de ser una lectura para embarcarse con pies de plomo y mente abierta. Después imagino que como tú misma dices todo queda en manos de la prosa de la autora y cómo sepa guiarte, pero en principio me parece un descubrimiento tan inquietante como interesante. Intentaré echarle un vistazo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  27. La veo una lectura nada veraniega... leerla en pleno agosto, admiro tu valentía, pero quizás para septiembre sí sea una buena lectura, y es que... me ha llamado poderosamente tanta atención tu novela, como sobre todo comprobar que la prosa de esta autora es tan delicada que puede hacerte ver las cosas de una maneras espontanea, natural y usual (creo que no me estoy explicando)
    Gracias por tu reseña, me apunto el libro

    ResponderEliminar
  28. Ainsss, me quedo con la duda Mara. Dime ¿crees que es para mi? A veces te leo y creo que si y otras creo que depende, y otras que no, jajaja Me has dejado KO.

    Bs.

    ResponderEliminar