martes, 27 de junio de 2017

"Cicatriz", por Sara Mesa.

Sonia conoce a Knut en un foro literario de internet y, a pesar de los setecientos kilómetros que los separan, establece con él una particular relación marcada por la obsesión y la extrañeza. Entre la atracción y la repulsión, no puede evitar sentirse fascinada por este personaje insólito y perfeccionista, que vive fuera de toda norma social y que la corteja a través de suntuosos regalos robados. «Le gustaba ir siempre bien vestido, incluso para ir a robar una simple lata de conservas. Tan joven y hablando de escritores del XIX. Filosofando. Cuestionándolo todo. Teorizando sobre el individuo y el grupo, y la hipocresía social, y los chivos expiatorios, y Dios y el destino, la virginidad y el sexo. Solía decir que no hay placer comparable a pensar. Y no, no era petulante ni vanidoso. Era simplemente... exhaustivo.» Su necesidad de poner distancia cuando Knut se vuelve demasiado absorbente, pero también su irrefrenable curiosidad y el ansia de vivir experiencias más allá de una existencia excesivamente reglada, llevarán a Sonia a una doble vida secreta en la que quedará atrapada durante años sin posibilidad de exculparse.

“Cicatriz” fue una lectura que se me hizo cuesta arriba casi desde el inicio, y mira que tenía ganas de descubrir a esta autora. Seguí leyendo por pura cabezonería, en busca de algo que esperaba encontrar y que finalmente no llegó. Y esta vez no fueron las expectativas ni una mala elección del momento. Fue, más bien, que no congeniamos. Incompatibilidad de caracteres lo llaman ahora. Obviamente, esto no es más que una percepción mía, y no dudo que habrá lectores que puedan sacarle todo el jugo a esta historia. Pero no ha sido mi caso.

“El amor no es más que una proyección de las propias carencias, una entelequia, como lo eran Odette y Albertine para el joven Marcel.”

Sonia y Knut se conocen en un foro literario de Internet y se establece una relación entre ellos bastante peculiar. En los inicios surge cierta atracción que va dejando paso, poco a poco, a una relación tóxica y tremendamente obsesiva, especialmente por parte de él. A los larguísimos emails que intercambian pronto se añade el envío de libros que Knut roba para Sonia. Y ella comienza cediendo al halago y acaba atrapada en una tela de araña de la que ni puede ni quiere salir.

No sé a vosotros pero a mí la premisa de la novela me gustaba. De hecho, sigue siendo ese punto de partida lo mejor de ella: que pone sobre la mesa el cómo nuestra forma de relacionarnos con el resto del género humano ha cambiado a peor, como si de algún modo esas tecnologías destinadas a favorecer el contacto se hubieran convertido en todo lo contrario. A Sonia y Knut la pantalla que les hace de vía de comunicación les sirve también de parapeto para explayarse en su falsedad. Aquí todo resulta más fácil: el halago, la exigencia, la mentira. Sonia se ve incapaz, en un principio, de poner freno a la intromisión de Knut en su vida. Y después ya está demasiado enganchada como para querer salir.

Mi problema ha sido que todo en la novela me ha resultado extenuante, agotador. Los monólogos de Knut, su pasión por ésos autores a los que él considera únicos y especiales y cuya prosa a mí me resulta tan cargante como él. Yo no, no he leído a Proust, más allá de algunos pasajes cuando era estudiante. No he leído a Faulkner. Posiblemente porque me falta bagaje y capacidad para hacerlo, no pasa nada. Quizá algún día esté preparada para hacerlo pero ahora mismo no. Y así, el componente metaliterario, que por regla general logra que disfrute mucho más de cualquier historia, tiene aquí una presencia tan brutal que se convirtió, para mí, en lastre.

Ambos personajes están construidos, no me cabe duda de que con toda la intención, para resultar desagradables y provocar un rechazo en el lector. Para obligarle a plantearse ciertas cosas acerca de sí mismo. Y eso no está mal y, además, lo consigue en gran parte.

La prosa de esta autora, de la que tan bien había oído hablar, me ha resultado en ocasiones un tanto árida, algo cargante en ocasiones, no sabría distinguir si por culpa de lo que pone en boca de sus personajes o por sí misma. En cualquier caso, es un libro que seguramente le gustaría leer a Knut, y que quizá por eso, a mí no me ha ganado en absoluto.

lunes, 26 de junio de 2017

Leyendo (XXVI)





Aquí estamos un lunes más para compartir las lecturas que nos acompañarán esta semana.

A mi se me ha colado "El cuento de la criada" de Margaret Atwood, recientemente editado por Salamandra. Y es que la semana pasada pude ver el primer capítulo de la serie que ha inspirado y que ha emitido HBO ("The handmaid's tail") y me quedé tan prendada que decidí leer la novela antes de continuar con la serie. La verdad es que voy avanzando con ambas versiones más o menos a la vez y las estoy disfrutando mucho.

 Y vosotros, ¿qué leéis?



Laky, del blog Libros que hay que leer, sortea un ejemplar de "Ningún escocés verdadero", de Ana Ballabriga y Daniel Zaplana, ganadora del tercer concurso indie de Amazon.
Hasta el 7 de Julio.
Bases.







Marina Córdoba, del blog Mis lecturas, celebra sus 1300 seguidores con un sorteo de vacaciones muy apetecible.
Hasta el 15 de Julio.
Bases.





Lectora de tot sortea un ejemplar de "La noche que no paró de llover" de Laura Castañón.
Bases.










Aún podéis participar en el sorteo de "Ningún escocés verdadero" en el blog de Adivina quien lee.
Bases.


domingo, 25 de junio de 2017

Ganador "El guerrero a la sombra del cerezo"

Y la ganadora es ...
Marina Córdoba
¡Enhorabuena!

Envíame por favor tus datos al correo del blog (dejameleerenpaz@gmail.com) para que pueda hacerte el envío.

A todos los demás, muchas gracias por participar.

sábado, 24 de junio de 2017

Listado provisional "El guerrero a la sombra del cerezo".

Hoy sábado acaba el plazo para apuntarse al sorteo de "El guerrero a la sombra del cerezo". Os dejo aquí la lista provisional de participantes, por si detectáis algún error, y el número asociado a cada cual para el sorteo.
Mañana conoceremos al ganador. Para los despistados, aún os quedan unas horas para apuntaros pinchando en el banner.


Participantes:

1. Marina Córdoba.
2. Mª Ángeles Bk
3. Ana Mª García
4. Nitocris
5. Mar
6. Ful Navalón
7. Ana
8. MRCastillo
9. Irunesa
10. Judith Rodríguez
11. Mireia GM
12. Dumain
13. Fesaro
14. Ángela León
15. Carmen CG
16. Mónica Serendipia
17. Cristina Fairchild
18. Marisa Ruiz
19. Bajolapieldeunlector
20. Francisco
21. Bookanera AD
22. Espe
23. LauryMG
24. Sandry

jueves, 22 de junio de 2017

"La mujer de la libreta roja", por Antoine Laurain.


Laurent Letellier, banquero parisino convertido en feliz propietario de una pequeña librería, encuentra una mañana de camino al trabajo un bolso de mujer depositado encima de una papelera. Intrigado, se lo lleva a la tienda con la intención de devolverlo a su propietaria. Sin billetero ni teléfono, la tarea se presenta más complicada de lo que podría parecer y Laurent, arrastrado por una irrefrenable curiosidad, empieza a reconstruir el rompecabezas de la vida de la desconocida a través de los objetos que contiene el bolso. El diario de Laure, que así se llama la mujer, una libreta roja llena de anotaciones, pensamientos y recuerdos será el hilo conductor que le proporcionará las pistas para buscarla. Pero, a la vez, la libreta es una llave a su intimidad, y Laurent se encontrará cada vez más inmerso y, en cierta forma, conectado a la historia de esta misteriosa mujer, cuya búsqueda se convierte en una absorbente labor detectivesca.


Me ha gustado mucho “La mujer de la libreta roja”, y no solo porque ocurre en París y llueve. También porque hay un librero atractivo, de cuarenta y tantos, que se cansó de los números y las falsedades que acompañaban a su oficio de banquero. Y se atrevió a ceder a la tentación de las letras, abrió una librería en el corazón de la ciudad del amor y la llamó Le Cahier Rouge.

Me ha gustado tanto, quizá, porque el amor por los libros y las letras se siente en cada uno de los breves capítulos que conforman esta novela. Porque por sus páginas pasea el mismísimo Patrick Modiano, que un día le firmó un libro a una mujer con un bolso malva, y que será requerido por el destino para interceder en esta historia. Y eso no pasa a menudo, claro.

Me ha gustado la pluma delicada de Antoine Laurain, tan amable y tan sencilla, sin ínfulas de protagonista. En ocasiones reflexiva, en ocasiones tremendamente divertida. Será difícil que olvide el viaje de William en metro, tratando de elaborar una hipótesis plausible para la existencia del librero.

Me ha gustado porque Laure y Laurent son de verdad y, al mismo tiempo, les envuelve un aura mágica, como de cuento. Y porque hay un gato, también por eso.


“Uno se oye pronunciar frases que nunca ha dicho, oye sus pasos resonar en lugares adonde jamás ha ido, distingue el oleaje de una playa cuya arena no ha pisado en su vida. Oye la risa y las palabras de amor de una mujer que la que no ha llegado a relacionarse. Le ronda la idea de una historia con ella. Por alguna razón desconocida, no hemos cedido al exquisito vértigo que acompaña los pocos centímetros que hay que recorrer hasta el rostro del otro en el primer beso. Hemos pasado al lado de algo, hemos pasado tan cerca de algo que una parte permanece.”

martes, 20 de junio de 2017

"El guerrero a la sombra del cerezo", por David B. Gil.

Japón, finales del siglo XVI. El país deja atrás la Era de los Estados en Guerra y se adentra en un titubeante periodo de paz. Entre las víctimas del largo conflicto se halla Seizo Ikeda, único superviviente del clan regente de la provincia de Izumo, huérfano a los nueve años tras el exterminio de su casa. Hostigado por los asesinos de su familia y condenado al destierro y al olvido, inicia un largo peregrinaje al amparo de Kenzaburo Arima, último samurái con vida del ejército de su padre, convertido ahora en su mentor.

En el otro extremo del país, Ekei Inafune, un médico repudiado por aplicar las artes aprendidas entre los bárbaros llegados de Occidente, se ve implicado en una conjura urdida a la sombra de los clanes más poderosos del país. Una conspiración capaz de acabar con el frágil periodo de calma que da comienzo.
Una novela cruda y bella, cargada de matices, que nos hace viajar a través de un Japón devastado por más de dos siglos de guerra, entre cuyas cenizas, sin embargo, florecen los más hermosos cerezos.

Esta es una de ésas veces en las que uno sabe que no va a hacer justicia a la novela de la que le toca hablar. Los que invertís también parte de vuestras horas en este pasatiempo de hablar de los libros que van cayendo en nuestras manos sabéis que a veces ocurre. Y que ocurre sobre todo cuando toca alabar una historia que ha pulverizado cualquier expectativa que pudieseis tener sobre ella. Hoy es uno de esos días, a ver cómo lo hago…

“La paciencia es una gran virtud – dijo Kenzaburo -, pero un samurái no sueña como los pájaros, no se limita a esperar que las cosas sucedan. Los hombres débiles tienen sueños, Seizo, los fuertes tienen voluntad.”

El autor da el pistoletazo de salida a su novela con un pequeño prólogo que sitúa el contexto histórico de la novela. Nos hallamos en el Japón medieval, en medio de una situación política calma en apariencia y realmente inestable bajo la quietud de una paz que es nueva para sus habitantes.  El joven Seizo, único superviviente del clan Ikeda, inicia su largo peregrinaje de la mano de su mentor, Kanzaburo Arima. Un periplo que sólo puede culminar con el extermino de los que trajeron la desgracia para su familia. Al otro lado del país, en la peculiar ciudad de Fukui, el médico Ekei Inafune deberá adentrarse en la sólida jerarquía de los Yamada y evitar una guerra inminente.

Se inicia la novela con un ritmo pausado, que nace, ni más ni menos, de la necesidad del autor de construir con esmero a unos personajes que van a sostener las más de setecientas páginas que conforman “El guerrero a la sombra del cerezo”. Y así, gracias a la alternancia de capítulos protagonizados por uno y otro, nos vamos adentrando en la peculiar personalidad de Seizo y Ekei. Entiendo que a algunos lectores esta primera parte se les pueda antojar un poco lenta, a mí desde luego no me lo pareció y me deslicé por sus páginas casi sin darme cuenta. Para cuando quise levantar la cabeza de sus páginas, ya estaba prendada de ambos personajes.

Aunque debo confesarlo, ha sido Ekei mi debilidad. Un médico japonés que se ha dejado, sin embargo, seducir por los conocimientos de la medicina occidental en un tiempo en que la tradición manda. Un tipo rebelde, inteligente y con los suficientes arrestos como para introducirse en un clan enemigo para evitar una guerra. Alrededor de él pululan unos secundarios de auténtico lujo: la doctora O-Ine Itoo, una mujer consagrada a la medicina, que sufre su propia guerra interior; el indómito e imponente León de Fukui, Torakusu Yamada; y Asaemon, que samurái que pronto se convertirá en fiel amigo y compañero de correrías nocturnas del médico. Unos personajes que van a permanecer conmigo durante mucho tiempo.

Entre las bondades de la novela está también la magnífica ambientación que construye David B. Gil. Tras ella se halla, por un lado, una ardua tarea de documentación en la que nada queda al azar. Las jerarquías, las vestimentas, las armas y técnicas de lucha… Todo se exhibe en la novela de forma discreta, sin necesidad de largos párrafos didácticos, con sutileza. Por otro lado se halla la pluma de un autor que se saca de la manga una ciudad viva, colorida, de callejuelas estrechas e intrincadas, donde uno casi puede oler el salitre y el sake que empapan la bahía.

“Este es el verdadero rostro de Fukui, amigo mío. Si quieres saber cómo es una capital, visita sus arrabales: aquí es donde la ciudad te mira de verdad a los ojos”.

En “El guerrero a la sombra del cerezo”, ya lo veis, se aúnan varios géneros: histórico, aventuras, suspense, y una emotiva parte final.  Todo bien dosificado, sin alardes  y con mucho oficio por parte de un autor que me ha sorprendido muy gratamente. Me ha emocionado incluso leer en el apartado de agradecimientos que tardó seis años al menos en terminar este novela. Se nota, desde luego, que su autor ha puesto toda su alma y energía en ella.

En mi caso, este título se irá a esa lista final que siempre nos gusta hacer, con las mejores lecturas del último año. La colocaré ahí, estoy segura, junto a De Vigan y Luján. Me parece un bonito sitio para estar.

“Los buenos recuerdos son engañosos, son como piedras sumergidas en  el lecho de un río: la corriente va puliendo sus filos hasta que solo queda la forma suave de aquello que queremos recordar. Pero nada fue tan hermoso como lo atesoramos en nuestra memoria.”

Os recuerdo que permanece activo en el blog, hasta finales de esta semana, el sorteo de un ejemplar de "El guerrero a la sombra del cerezo". Podéis participar pinchando en el banner.


lunes, 19 de junio de 2017

Leyendo (XXV)



¡Buenos días! Me asomo desde el frenesí de los últimos de curso para contaros que estoy leyendo dos novelas negras. Debe ser que mi subconsciente es muy listo y no quiere arriesgarse a que me bajen las pulsaciones al llegar a casa.

Por un lado, leo "Latidos", lo nuevo de Franck Thilliez, al que soy fiel desde que me atrapó con "El síndrome E". El francés sigue fiel a su estilo y yo lo estoy disfrutando muchísimo.

En otro tono, aunque se encuadre dentro del mismo género, está "La musa oscura" de Armin Öhri, editada por Impedimenta. Una novela de ambientación decimonónica que rinde su particular homenaje a las novelas de detectives de la época.




Sorteo 500 seguidores en el blog de Mª Ángeles. ¡Felicidades!
Hasta el 8 de Julio.
Bases.










Eyra, del blog Cosas Mías, y Lunilla, de El Templo de la lectura, se han propuesto alegrarnos el verano con un sorteo la mar de apetecible.
Hasta el 8 de Julio.
Bases aquí y aquí.




Sorteo  conjunto veraniego en los blogs de Adictas Romántica, Chica sombra, Domadoras de historias y Forjada entre sueños.
Hasta el 6 de Julio.
Bases en los enlaces a cada uno de los blogs.








Albanta, del blog Adivina quien lee, sortea un ejemplar de "La casa entre los cactus", lo nuevo de Paul Pen.
Bases.





Irunesa, del blog En tus libros me colé, está de celebración, y lo hace sorteando cinco títulos muy apetecibles. ¡Felicidades bonita!
Hasta el 12 de Julio.
Bases.